26 ene. 2016

El origen de la televisión como la conocemos.

Tras pruebas varias y errores previos alguien fue capaz de discurrir un mecanismo capaz de retransmitir a distancia movimiento y sonido, acción y voz, hace hoy 90 años.

El 26 de enero de 1926, el físico escocés John Logie Baird reunió en el ático de su casa a un selecto grupo de miembros de la Royal Institution británica y a un periodista, accionó su mecanismo y en la pantalla de un aparato que hoy, evolucionado y muy mejorado, conocemos como televisor apareció, en blanco y rojo, la diminuta cabeza de su marioneta Bill. Fue la primera demostración pública de una emisión televisiva. Aunque la señal era débil y la imagen borrosa, demostró que las expresiones y las imágenes en movimiento podían retransmitirse instantáneamente, sin tener que ser reveladas como pasaba con el cine.

La televisión mecánica la inventó Baird, pero la responsable de la primera emisión abierta al público fue la BBC. Habían pasado tres años de aquel puntero pase privado y la cadena (entonces emisora de radio) aceptó con desgana emitir, en horario nocturno y tras concluir la programación radiofónica, señales televisivas de manera experimental. Con el sistema notablemente mejorado, en 1936 puso en marcha su servicio regular.


Once años después, la cadena británica se decantaba por el sistema de televisión electrónico Marconi-EMI, fruto de la unión de fuerzas de la discográfica EMI y la firma italiana Marconi's Wireless Telegraph Company, y relegó al olvido el método del escocés.

A Inglaterra le siguieron Francia, Alemania y Estados Unidos, pero los españoles tuvimos que esperar hasta 1956 para poder disfrutar en el salón de algunas casas del invento de la televisión.

Google ha rendido su particular homenaje a tal efeméride dedicándole su doodle de hoy, así que no he podido resistirme a compartirlo con vostros :)



Más detalles aquí.